Monday, December 31, 2012

Dedos que queman.



(Retomé este blog y el escribir en este 2012 que se va. Revisando, muchas cosas tristes. Pero elijo comenzar el 2013 con esto, con la certeza de volver a ser yo, con la convicción de que las mismas palabras que me atraviesan, conservan el mismo poder mágico que han tenido siempre en mí. Gracias, palabras, por también sanar.)


Las noches vuelven a ser mías
y tienen algo de maravilloso
de extraño
magia en el aire que hace rápidos mis dedos
para escribir, porque ahora escriben de nuevo.

Soy un canal
de ideas
de energía del universo
de sentimientos encontrados
que ni yo todavía entiendo

Antes (hace tan poco)
mis noches eran tuyas
eran de tus películas
de la música que elegías
de enredar mis dedos en tu pelo
(mis dedos, que no podían escribir)
y abrazarte fuerte

Me dabas la espalda
me perdía en el sueño
y al otro día, todo volvía a empezar
con mis dedos dormidos

Ahora queman
escriben compulsivamente
no se asustan de lo que tengo para decir
(a veces, me asusto yo)
y fluyen
los dedos quemantes

pero siempre de noche

la misma que alguna vez fue nuestra
y hoy te olvida.